Artículo, Radio Escolar

Las radios escolares

Al margen del dial y dirigidas a auditores que visten uniforme, las radios escolares salen al aire día a día desde parlantes ubicados en las paredes de las escuelas y liceos. Estas réplicas a escala de las radioemisoras tradicionales han debido adaptarse al rigor y los intereses de la vida escolar, demostrando ser muy útiles para romper con la rutina diaria y difundir las actividades del establecimiento de una manera creativa.

De probada utilidad como difusoras de las actividades curriculares, las radios escolares están siendo utilizadas también con fines pedagógicos, para promover el ejercicio de las habilidades de comunicación y expresión oral. Siempre son animadas por estudiantes bajo la tutela de un profesor, de esta forma se convierten en un espacio de experimentación donde los alumnos pueden explorar sus capacidades en un ámbito cercano a la vida adulta y aprender nuevas formas de participación comunitaria.

Los muchachos del Liceo Tecnológico de Copiapó a punto de salir al aire.

El Liceo tecnológico de Copiapó implementó su propia radio como parte de un proyecto apoyado por CONACE, enfocado a la prevención del consumo de drogas. Los contenidos que salen al aire se configuran en una parrilla programática planificada mensualmente por los estudiantes. Esta incluye información del establecimiento, y un variado panorama musical que va desde las obras clásicas hasta el pop y el rock. Para que la programación musical sea lo más salomónica posible, los muchachos realizan sondeos de opinión entre sus colegas.

Parlantes situados en las paredes del colegio: ese es el soporte de las radios escolares.

Todo lo anterior presupone un afinado trabajo en equipo que contribuye decisivamente a la formación de los jóvenes. Los estudiantes a cargo de la radio deben reunirse, planificar y llegar a consensos respecto a lo que debe salir al aire.

En su calidad de orientador del liceo, David Muñoz ha sido el encargado de coordinar el trabajo de la radioemisora. ‘Los más favorecidos (dice) son los colegas del departamento de lenguaje porque los chiquillos no sólo se ejercitan en la expresión oral, sino también en el resumen, la síntesis, la claridad de información’.

Por otro lado, los profesores aprovechan la instancia para recordar las fechas de las evaluaciones y controles de sus asignaturas. La entrega de un trabajo escrito, la realización de una interrogación y otros antecedentes, son oportunamente recordados. Y como se trata de un liceo técnico, la radio se usa también para comunicar las fechas de las salidas a terreno, así como las características de las especialidades a las que pueden optar los alumnos.

La radio del Liceo Tecnológico de Copiapó cumple fines comunitarios. El establecimiento es parte de una red llamada ÁPICE, integrada por distintos colegios para difundir los programas de prevención de drogas. Algunos segmentos de la parrilla programática son resultado de la estrecha relación que mantienen con el CONACE, que facilita diversos materiales educativos. Al mismo tiempo, el liceo recibe el apoyo de un consultorio ubicado a algunas cuadras de distancia. Este aporta profesionales para que sean entrevistados por los periodistas escolares.

Las radios escolares constituyen alternativas pedagógicas muy útiles para estimular las competencias lingüísticas. En la comuna de Pudahuel, la escuela básica El Salitre también tiene su radio. La iniciativa partió de la intención de crear nuevos canales de participación de los niños que los ayudaran a desinhibirse a la hora de plantear sus ideas y sentimientos.

Los chicos de la escuela básica “El Salitre” de Pudahuel en plenas transmisiones.

Dirigir el himno de la escuela, comentar las efemérides o los acontecimientos nacionales, hablar en la formación, son prácticas que estimulan los docentes del establecimiento para enseñar a los alumnos a ejercitar la expresión oral. El año pasado la radio estaba a cargo de los chicos de 8° básico y se usaba para difundir las actividades de al escuela, poner música, dar saludos a los profesores y compañeros de estudios.

‘Los niños estaban fascinados, desde un principio les encantó la idea’ cuenta la profesora Gloria Astudillo. Entrevistaban a la directiva del centro de alumnos y ponían su propia música. La principal dificultad que enfrentó la radio de la escuela El Salitre es la escasa disponibilidad horaria de los profesores para acompañar a los chicos. ‘Tiene que haber siempre un profesor con ellos’ recalca Gloria, insistiendo en que se trata de un trabajo guiado. En general y sobre todo el comienzo, a los niños les cuesta enfrentarse al micrófono, muchas veces son tímidos y necesitan recibir instrucciones.

Aparte de la disponibilidad horaria de un docente que se haga cargo de dirigir el trabajo de los estudiantes, una radio escolar requiere de elementos técnicos como parlantes, cables, micrófonos, amplificadores y un equipo de música, que no siempre están al alcance del establecimiento. Sin embargo no se trata de obstáculos insalvables y si se tienen en cuenta los beneficios, vale la pena esforzarse. Al menos así lo demuestran las experiencias de estos del Liceo tecnológico de Copiapó y la escuela El Salitre.

Vía educarchile.cl 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s